Matilda.

- Bueno, dime una cosa Matilda – dijo la señorita Honey, que seguía limpiando las gafas-. Procura decirme exactamente lo que sucede dentro de tu cabeza cuando tienes que efectuar una multiplicación como esa. Evidentemente, tienes que calcularla de alguna forma, pero parece que sabes la respuesta casi al instante. Fijate lo que acabas de decir, catorce multiplicado por diecinueve.
- Yo… yo, simplemente, apunto catorce en mi cabeza y lo multiplico por diecinueve – dijo Matilda-. No sé cómo explicarlo de otra forma. Siempre he dicho que si lo hacía una pequeña calculadora de bolsillo, por qué no iba a poder hacerlo yo.
- Claro, claro – asintió la señorita Honey -. El cerebro humano es una cosa asombrosa.

About these ads
De juegodeartificio Publicado en Ajenos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s